sábado, 5 de agosto de 2017

El idiota






No pude convertirme en nada: ni en
bueno ni en malo, ni en un sinvergüenza
ni en un hombre honesto, ni en héroe ni
en insecto. Y ahora estoy alargando mis
días en mi esquina, torturándome con el
amargo e inútil consuelo de que un
hombre inteligente no puede convertirse
seriamente en nada; de que tan sólo un
idiota puede convertirse en algo.


lunes, 3 de julio de 2017

Lunes de Kafka








“Estoy en la oficina sentado frente a la puerta del director. El director no está, pero no me asombraría nada que entrara por esa puerta y me dijera: ‘Tampoco a mí me gusta usted, por tanto queda despedido’. ‘Gracias’, le diría yo, ‘necesitaba tanto este despido para poder viajar hacia ella’. ‘Ajá’, diría él, ‘ahora vuelve a gustarme y retiro lo dicho’. ‘Ah’, diría yo, ‘entonces me quedo como antes, sin poder viajar’. ‘Ah, sí’, diría él, ‘porque ahora vuelve a no gustarme y lo despido’. Y así seguiría infinitamente”.